natación para bebés
19/11/2016

Cuándo empezar con la natación para bebés

¿Os habéis fijado alguna vez en la cara de felicidad y sorpresa que ponen los bebés cuando los zambulles bajo el agua? Este hecho tiene una explicación muy sencilla y es que los bebés recuerdan las agradables sensaciones vividas en el útero materno cuando están sumergidos. La natación para bebés es una actividad llena de beneficios que relaja y mejora la salud de tus hijos. Y como no, te lo vamos a contar…

Cómo es una sesión de natación para bebés

Es posible que al leer «natación para bebés» te imagines que lo que se hace en una clase es enseñarles a nadar. Y queremos aclararlo. En las clases de natación para bebés el objetivo principal es desarrollar sus habilidades motrices. Y sobre todo que lo haga reforzando el vínculo con su acompañante. Pues la sesión se lleva a cabo con el papá, la mamá o el tutor. La persona que imparte la sesión dota al/la acompañante del bebé de herramientas para que el bebé se desarrolle. De ahí, que esta clase es más que una sesión para bebés. 😉

Cuándo empezar con estas sesiones

En Aiguajoc las clases de natación para bebés empiezan a la edad de 6 meses y se llevan a cabo hasta que cumplen los 24 meses. De ahí ya pasan al siguiente nivel, clases para niños y niñas. Y lo que podemos decir es que los que están familiarizados con el medio desde que son bebés, realmente son los que más disfrutan del agua.

Cuánto tiempo dura una clase de natación para bebés

En Aiguajoc las sesiones duran 30 minutos, aunque pueden durar hasta 45. Y durante ese tiempo todos lo pasamos genial. Porque lo que más nos gusta es ver al bebé reír, y disfrutar al máximo del agua.

Beneficios de la natación para bebés

Las clases de natación para bebés nos encantan porque tiene muchos beneficios, te vamos a contar cuatro, de los muchos que hay:

1-        Para ver las caras de pez que pone tu hijo bajo el agua. Vale, no es la principal razón, pero quién se puede resistir a la carita que ponen los bebés al sumergirse… ¡Están para comérselos!

2-        Esta razón seguro que te convence: Les ayuda a conciliar el sueño puesto que la natación relaja al bebé y estimula su apetito. Sí, sí hablamos de que por la noche llegan más cansados a la cama y duermen más rápidamente. Esto sí que es un argumento de peso para muchos papis. Se acabaron los paseos eternos por el pasillo de casa, o releer ese cuento por décima vez 😉

3-        «Nadar» también ayuda a ampliar el sistema respiratorio y regula la circulación sanguínea. Los bebés cuando se sumergen en el agua lo hacen en apnea, también denominado como reflejo de apnea, es decir, el agua hace una presión sobre su cuerpo y cuando el bebé ha de inhalar, el diafragma debe trabajar más con lo cuál les permite ampliar la capacidad pulmonar. Este reflejo está presente desde que nacen hasta que tienen 8 ó 9 meses de vida. ¿De qué sirven estos ejercicios de natación? Básicamente, el bebé tendrá una respiración mucho más eficiente.

4-        Les da una mayor confianza y mejora los vínculos afectivos. Este es uno de los puntos más tiernos de la natación. Cuando los niños son tan pequeños dependen de los padres para poder nadar, esto permite reforzar los vínculos materno y paterno filiales. Además les ayuda en el desarrollo de su personalidad.

En nuestra infografía encontrarás más información sobre los beneficios de la natación en bebés. ¡No te la pierdas!

natacion

 

 

Entrenamiento, Noticias