07/03/2018

Día Internacional de la Mujer: una humilde reflexión

El día 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer, un día en el que se quiere poner de manifiesto las desigualdades latentes que, todavía hoy, existen entre hombres y mujeres.

En el artículo de hoy queremos hacer patente cómo la historia y los medios a nivel deportivo han tratado y siguen tratando a las mujeres como meras piezas secundarias en un mundo encabezado por los éxitos de los hombres y las diferencias que esto conlleva a nivel económico, laboral…

Para empezar las mujeres entraron en el mundo del deporte mucho después que los hombres. No fue hasta 1900 que una mujer participó en los JJOO en París, antes de esa fecha las mujeres tenían prohibido participar en las olimpiadas e incluso irlas a ver por el simple hecho de que aparecían hombres desnudos. A raíz de eso, nacieron algunas competiciones secundarias para mujeres, pero con nula repercusión social. Eso sí, las mujeres que participaban en este tipo de campeonatos debían ser solteras o de lo contrario se las condenaba a muerte.

Como bien afirma Piedad Dorado en Mujer versus Deporte, a lo largo de nuestra historia se ha considerado que la práctica del deporte era algo impropio del género femenino, que debía ocuparse del ámbito privado, y cuyos intereses debían estar unidos al servicio de su marido, cuidado de hijas e hijos, labores estéticas y ciertas labores artísticas.

Todo esto que en pleno siglo XXI nos suena tosco y casposo y, salvando algunas distancias, sigue tan patente como hace siglos atrás. ¿El fútbol femenino tiene la misma repercusión que el fútbol masculino? ¿El baloncesto femenino goza del mismo éxito que el del sus compatriotas masculinos? ¿Si no fuera por los JJOO se conocerían los nombres de las grandes deportistas femeninas en modalidades como la gimnasia rítmica, la heterofilia, el atletismo…?¿El salario entre un hombre y una mujer deportista es equitativo e igualitario? Podríamos estar horas haciéndonos preguntas de este estilo y sabemos que la respuesta a todas estas preguntas sería NO.

Hoy por hoy aún parece que un Mundial de Fútbol ganado por 11 jugadores masculinos es más valioso que el mismo título ganado por 11 jugadoras que han trabajado igual de duro para conseguir llegar al éxito.

Es importante recordar que el deporte es un gran espejo de la sociedad y transmite muchos de los valores más respetados por la misma: esfuerzo, dedicación, constancia, superación. Por eso es importante que la igualdad sea otro de los valores fundamental a difundir.

Con este breve texto sólo queremos reflejar una realidad social que está muy patente en el mundo del deporte y que esperamos que en unos años deje de ser noticia por el simple hecho de haber desparecido.

Noticias, Tendencias


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *