24/05/2018

Una sesión de Ashtanga Vinyasa Yoga en Aiguajoc

Seguro que como abonad@ de Aiguajoc has visto que durante el mes de mayo se han ofrecido clases especiales de Ashtanga Vinyasa Yoga y ahora en junio se volverán a programar.

Si estás pensando en acudir, pero todavía no tienes claro si serás capaz, si te gustará o simplemente no te lo habías planteado, ¡no te preocupes! porque hoy en el blog te contamos cómo es y qué se hace en una sesión de Ashtanga Vinyasa Yoga.

Es importante para disfrutar de las clases que antes de venir te conciencies sobre lo que vas a hacer, aunque la clase se realice en un gimnasio es necesario que te despojes de la idea de que vas a practicar ejercicio físico porque realmente vienes a trabajar la armonía entre mente y cuerpo.

Así que una vez entres en la shala (el lugar donde se lleva a cabo la práctica) date cuenta de que te vas a hacer el mejor regalo, estar contigo mismo/a, como si volvieras a casa. Lo primero de todo es que sólo acceder notarás el olor a incienso que impregna la sala y la tranquilidad de los primeros ashtanguis (nuestros practicantes más fieles). Sandra estará allí para recibirte y ayudarte en todo lo que necesites.

Es importante que dejes el calzado en la entrada, símbolo de que ya has entrado en la práctica y que dejas atrás lo que venía contigo, desconectes el móvil y estires la esterilla en el suelo. A partir de aquí empieza tu momento de observar cómo la gente va llegando y se va preparando para empezar con la sesión de Ashtanga Vinyasa Yoga.

La sesión siempre empieza con la recitación del mantra principal, Sandra lo recitará de memoria, pero no te preocupes si no entiendes lo que dice porque hace falta tan solo unos días para aprenderlo y recitarlo a la perfección.

Los mantras son sutiles estructuras de resonancia y poseen amplios poderes de transformación, pudiendo convertir los impulsos negativos en positivos, elevando la conciencia a través de la vibración del sonido. Es propicio abrir y cerrar la práctica de yoga con un mantra como una forma también de agradecimiento los profesores que nos han transmitido esta práctica, y desear prosperidad, justicia y paz para el mundo.

Acto seguido es el momento de entender el tipo de respiración que vas a utilizar.

La respiración ujjayi es clave para el desarrollo de la sesión. Verás que, a pesar de que el aire entra y sale por la nariz, no es una respiración nasal, sino que más bien sale de tu tráquea y hace un ruido parecido al vaivén de las olas del mar. Al principio parece difícil, pero Sandra te guiará para que poco a poco consigas alcanzar la forma correcta de respirar.

Es importante prestar atención a este punto, puesto que hacer una respiración correcta te permitirá llegar a un estado de paz interior.

“Si tu controlas la respiración, controlarás todas las situaciones en la vida” – Yogi Bhajan

A partir de aquí, llega el momento de iniciar la primera serie, de las 6 que hay en el Ashtanga Yoga, durante la realización de las posturas (asanas) es muy importante que la respiración esté sincronizada con cada movimiento, uno no puede ir sin el otro.

Verás que algunas asanas te pueden costar más que otras, pero siempre se pueden adaptar de forma personalizada, ya que lo importante es no sentir dolor en el momento de realizar la postura. Sandra te ayudará a colocarte y te indicará cómo tienes que poner cada parte de tu cuerpo para realizar la serie satisfactoriamente.

El propósito de la vinyasaes mantener el calor en el cuerpo, además de provocar una limpieza interna. La sincronización del movimiento y la respiración hace que la sangre circule alrededor de todas las articulaciones y nutra los músculos de oxígeno evitando que aparezcan dolores en el cuerpo. El calor que se genera ayuda a eliminar impurezas que son expulsadas del cuerpo a través del sudor durante la práctica.

Finalmente, después de realizar todas las posturas llegará el momento del mantra final con el que se cerrará la sesión de Ashtanga Vinyasa Yoga. Tú mismo te darás cuenta que en los 90 minutos que dura la sesión te has concentrado exclusivamente en lo que estabas haciendo y tus preocupaciones diarias se han quedado en la puerta.

¡Anímate y ven a probar el Ashtanga Vinyasa Yoga en Aiguajoc!

Cuerpo-mente, Noticias, Sin categoría, Tendencias


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *